Entre la Ciutat dels Comtes i la Ciutat dels Reis hi havia un Gegant Fastigós, putrefacte i corruptor, que atacava els habitants d’una i altra vila impedint que els comerciants intercanviessin els seus productes i que els ciutadans viatgessin per conèixer les meravelles dels veïns. Era un gegant tan terrible que a la Ciutat dels Comtes van decidir enviar el millor cavaller que tenien perquè s’enfrontés al monstre i netegés el camí que havia d’unir i ara distanciava.

El cavaller de Blanc es va protegir amb la cota de malla més densa i es va cobrir amb l’elm  més resistent. Sobre la cuirassa, lluïa la creu de Sant Jordi. Es va cenyir avantbraços i manyoples, es va calçar esperons d’or, a la cintura l’espasa, i va empunyar la llança i l’escut amb reforços de ferro. El van haver de muntar al cavall amb grua, tal era el pes que carregava, i armat  d’indignació i coratge, va sortir al galop cap a la gran aventura.

Després de dos dies de carrera ininterrompuda, sota un sol inclement, aclaparat per la pesada armadura, més fatigat que mai, va trobar en un ermot un munt de roques cantelludes entre de les quals sobresortia un turó que desprenia una ferum asfixiant. Aquella olor repugnant hauria d’haver advertit el cavaller del perill imminent, però estava molt atabalat per la seva indumentària blindada, no hi va parar atenció i, quan el turó de porqueria es va convertir en el Gegant Fastigós, el va agafar de sorpresa.

Alt com una torre de catedral, el va envestir bracejant i el seu puny, destructor com un allau de pedres, va colpir genet i muntura, que van rodolar per terra amb catastròfic enrenou de ferrada escampada; la llança estellada, l’elm rebotant  com una pilota.

El Gegant va deixar anar un rot pestífer de triomf, com un tro amb llamp inclòs, i va aixecar el peu dret disposat a esclafar el cavaller com s’aixafa el raïm en la premsa.

Aleshores, del no-res va aparèixer un segon cavaller.

A la Ciutat dels Reis havien tingut la mateixa pensada i havien mobilitzat també un heroi que els defensés.

Un individu d’aparença melangiosa, muntat en una perranya ossuda que trotava amb pas insegur. En lloc de casc, el genet portava un estrany de barret metàl·lic i no usava cuirassa ni cap mena de protecció. Atacava, però, amb la fúria embogida dels suïcides i, abans que el gegant pestilent descarregués la trepitjada mortal, li va clavar la llança al panxell de la cama esquerra i l’hi va travessar. El Gegant Repugnant va fer un udol de dolor infinit i va caure com un cataclisme natural, al mateix temps que es trencava la llança del cavaller salvador i aquest i el rossí saltaven pels aires.

El cap descomunal va fer un soroll sinistre en percudir contra les roques cantelludes i el monstre, atordit i maldestre, es va revoltar contra l’home de l’aspecte afligit amb la intenció de triturar-lo entre els dits. El cavaller de Blanc, però, ja s’havia desprès de tot el ferro que el llastava i, amb l’espasa al puny, ja atacava a la cintura de la Bèstia quan aquesta li girava l’esquena. I va punxar i tallar amb crueltat perquè un savi ermità un dia li va dir que un cavaller  amb els dolents forts i de mala vida, ha de ser cruel. I, quan l’Energumen, estupefacte i atònit, amb moviments tous i mans balbes, es va girar cap a ell, va ser el cavaller boig qui va fer servir una espasa enfosquida pel rovell i el llapó per perforar i esquinçar, i les dues armes conjuntades no van parar fins que el Gegant Repulsiu no va deixar de contaminar.

I el camí que unia les dues ciutats va quedar lliure i net de porqueries.

Malgrat les macadures, les ferides i l’edat avançada, el Cavaller de la Trista Figura es va redreçar amb agilitat juvenil. El cavaller de Blanc no podia creure el que veia. El que portava aquell home al cap, a manera de casc, era un bací de barber.

I deia entusiasmat:

¡Qué tipo tan grande!  ¡Visto de lejos, por la manera como movía los brazos, parecía un molino!


Historia de dos caballeros

Entre la Ciudad de los Condes y la Ciudad de los Reyes había un Gigante asqueroso, putrefacto y corruptor, que atacaba a los habitantes de una y otra ciudad impidiendo que los comerciantes intercambiaran sus productos y que los ciudadanos viajaran para conocer las maravillas de los vecinos. Era un gigante tan terrible que en la Ciudad de los Condes decidieron enviar al mejor caballero que tenían para que se enfrentara al monstruo y limpiara el camino que debía unir y ahora distanciaba.

El caballero de Blanco se protegió con la cota de malla más densa y se cubrió con el yelmo más resistente. Sobre la coraza, lucía la cruz de San Jorge. Se ciñó antebrazos y manoplas, se calzó las espuelas de oro, la espada a la cintura, y empuñó la lanza y el escudo con refuerzos de hierro. Lo tuvieron que montar al caballo con grúa, tal era el peso que cargaba, y armado de indignación y coraje, salió al galope hacia la gran aventura.

Después de dos días de carrera ininterrumpida, bajo un sol inclemente, abrumado por el peso de la armadura, más fatigado que nunca, encontró en un páramo un montón de rocas angulosas entre las que sobresalía una colina que desprendía un hedor asfixiante. Aquel olor repugnante tendría que haber advertido al caballero del peligro inminente, pero estaba muy agobiado por su indumentaria blindada, no prestó atención y, cuando el cerro de basura se convirtió en el Gigante Asqueroso, lo pilló por sorpresa.

Alto como una torre de catedral, lo embistió braceando y su puño, destructor como un alud de piedras, golpeó a jinete y montura, que rodaron por el suelo con catastrófico alboroto de chatarra desparramada; la lanza astillada, el yelmo rebotando como una pelota.

El Gigante soltó un eructo pestífero de triunfo, como un trueno con rayo incluido, y levantó el pie derecho dispuesto a chafar al caballero como se aplasta la uva en la prensa.

Entonces, de la nada apareció un segundo caballero.

En la Ciudad de los Reyes habían tenido el mismo pensamiento y también habían movilizado a un héroe que los defendiera.

Un individuo de apariencia melancólica, montado en un rocín huesudo que trotaba con paso inseguro. En lugar de casco, el jinete llevaba un extraño sombrero metálico y no usaba coraza ni ningún otro tipo de protección. Atacaba, sin embargo, con la furia enloquecida de los suicidas y, antes de que el Gigante Pestilente descargara el pisotón mortal, clavó la lanza en la pantorrilla de la pierna izquierda y se la atravesó. El Gigante Repugnante soltó un aullido de dolor infinito y cayó como un cataclismo natural, al tiempo que se rompía la lanza del caballero salvador y éste y su rocín saltaban por los aires.

La cabeza descomunal hizo un ruido siniestro al percutir contra las rocas angulosas y el monstruo, aturdido y torpe, se revolvió contra el hombre del aspecto afligido con la intención de triturarlo entre sus dedos. Pero el caballero de Blanco ya se había desprendido de todo el hierro que lo lastraba y, con la espada en el puño, ya atacaba la cintura de la Bestia cuando ésta le daba la espalda. Y pinchó y cortó con crueldad porque un sabio ermitaño un día le dijo que un caballero con los malos fuertes y de mala vida, debe ser cruel. Y, cuando el energúmeno, estupefacto y atónito, con movimientos blandos y manos entumecidas, se giró hacia él, fue el caballero loco quien usó una espada oscurecida por el orín y el moho para perforar y rasgar, y ambas armas conjuntadas no cesaron en su ataque hasta que el Gigante Repulsivo no dejó de contaminar el mundo.

Y el camino que unía las dos ciudades quedó libre y limpio de porquerías.

A pesar de las magulladuras, las heridas y de su edad avanzada, el Caballero de la Triste Figura se enderezó con agilidad juvenil. El caballero de Blanco no podía creer lo que veía. Lo que llevaba aquel hombre en la cabeza, a modo de casco, era un bacín de barbero.

Y decía entusiasmado:

—¡Qué tipo tan grande! ¡Visto de lejos, por la manera como movía los brazos, parecía un molino!


Andreu Martín (Barcelona, 1949) ha publicat més d'un centenar de llibres, principalment novel·la negra i policíaca per a adults i joves. També ha escrit còmic, teatre i guions de televisió i cinema. Ha estat guardonat amb diversos premis literaris. És professor de l'Escola d'Escriptura de l'Ateneu Barcelonès.

Comentarios

  1. No sé yo, Andreu, si los valencianos estarán muy contentos con esta apropiación que la Ciudad de los Condes ha hecho de su Caballero. La ciudad de los Reyes siempre ha sido descrito como un poblachón manchego, así que no creo que haya aquí mucha disputa (ja, ja…).
    Un abrazo

  2. Fantástico, en ambos sentidos del adjetivo y aun más. Un puente literario entre Madrid y Barcelona o Barcelona y Madrid es muy de agradecer cuando tan necesitadas están de puentes dos de mis ciudades más queridas.

  3. He vivido muchos años y tengo amigos, en las dos ciudades, felicito a las Escuelas de Escritura de ambas capitales por la iniciativa de establecer un dialogo literario entre Madrid y Barcelona, que espero se extienda a otros ámbito de nuestras vidas, incluido el político. Vamos a disfrutar estos meses de una ingente cantidad de palabras y de historias que veremos transitar en este AVE o Puente Aéreo Literario cargado de buenas intenciones, de mano tendida, de imaginación, de fantasía, de magia, de sueños, de inquietudes, de añoranzas, de anhelos, tal vez de miedo, de risas, de gestos, de abrazos, de suspiros, de besos, de guiños, de giros…. Un privilegio al alcance de todos los bolsillos… espero ver satisfechas mis expectativas. Aunque no haya pagado ni un euro, soy un lector exigente.. ja..ja..
    Manuel Fuentes Rosillo
    Alumno Narrativa-Ateneo Barcelona

  4. Fantasia necessària per temps de misèries i de virus. Que s’obrin els camins de l’entesa, de la cultura i de l’intercanvi.

Deja una respuesta