El Mediterráneo en una ventana

Alejandro Marcos Ortega

Mi Barcelona querida, ¿Cómo empezar esta carta que debí haberte escrito hace ya tiempo? Quizás siendo sincero, diciéndote que te pienso muchas veces cuando soy Madrid, cuando estoy en Madrid. Diciéndote, quizás, o también, que no hay vergüenza en ello ni ningún reproche por parte de Madrid. Madrid, la verdadera, la de la gente que […]