Una semilla de mandarina

Chiki Fabregat

Hola, Barcelona. Hoy he plantado una semilla de mandarina. El cielo limpio de Madrid, las calles sin coches, el silencio de mi patio, que solo se rompe a las ocho, el contacto aislado de virus y de tacto que supone la pantalla… me ahogan, lo confieso. Necesito algo que eche raíces, en sentido literal. Siempre […]