Madrid vernal

David Cañadas

Siempre he sido un hombre de otoños. De hojas amarillas, jerséis de lana y manos en los bolsillos. De cafés calientes y anocheceres apresurados. Renegaba de la primavera, de su pompa y boato, de su presagio de luminosidad ostentosa y terrazas abarrotadas. Hasta que vi tu primavera, Madrid. Hacía varios meses que vivía en la […]