Pasos en el silencio

Javier Sagarna

Querida Barna, Me ves y no me conoces. No te puedes imaginar lo bien que llevo el silencio. Yo, nada menos. Y eso que al principio apenas me reconocía sin el batir de los pies de la gente sobre mis aceras, las ruedas de sus coches arañando el asfalto. Añoraba los cláxones y el fragor […]