Confesión

Marta Ferrere

Me prometí mil veces no escribir. Olvidarte, desterrarte, cortar contigo para siempre. Usé todos los recursos que se me ocurrieron: montar escenitas absurdas, acusarte de todos mis males y, de paso, de los del planeta; hablar mal de ti a todo el mundo, despreciarte en público, hacerte sentir prescindible; recurrí a la mentira, la violencia… […]