A las cosas sin nombre

Nicole Duggan

Ay, querida. ¿Te puedo llamar así? ¿Puedo prescindir de tu nombre y del mío? ¿Invocarte como a una ventana abierta? Sí. Una ventana abierta. Aquella mujer lo hace todos los días y ni ella ni la ventana tienen nombre. Me dirás que no entiendes, que las he nombrado a las dos: una mujer y una […]