desconcierto

Silvia Fernández Díaz

tres libros sobre mi escritorio, tabaco de liar, dos altavoces, una caja repleta de clips, el teclado inservible, pueblo, un sábado de septiembre, un sacapuntas rojo, filtros, el reloj de madera, un monedero vacío, caramelos, un calendario de mesa atrasado que no espacia las palabras, briznas de polvo, el sobre entre las hojas de un libro, no es invierno ni es verano, mistercorn, este mechero sin piedra, las ganas de gritar, las cosas, el teclado sustituto, el ticket del veterinario, halls, esta necesidad de reír, galeano escrito a lápiz, ida y vuelta, la poética del espacio esparcida en fotocopias, el separador de libros, miel y limón, collar del gato a veintinueve euros, reinos de cristal, smint, un frasco con papeles de colores, la funda negra del móvil, sin puntos, girasoles en un bolígrafo, billetes de tren madrid-barcelona, auara, el frasco de cristal, las llaves de casa, el pilot viejo, este clip retorcido, un plumier escolar, ni mayúsculas tampoco, el llavero del árbol de la vida, catorce de marzo, la barba de perec, dónde me encuentro, agua para cambiar el mundo, crunch, el cargador de un móvil, ahora es el momento, atocha-sants, un folleto de teatro, los anillos de jhumpa lahiri, post-it rosas, cada loco con su poesía, amarillos, dissabte, verdes, el tapón de la botella de agua, ceniza, nuestra señora de la merced, un clip reflejado en la botella, papel ocb, todas las noches de un día, auriculares sin música, veinticuatro de septiembre, el mar, antología del cuento triste, el monedero vacío, un cd sin carátula, menta, nueve euros pastilla antiparasitaria, mi letra deformada en una libreta, la mala racha, smint sin azúcar, un reloj de arena, teatro bellas artes, monterroso, vuelta veintinueve de marzo, un estuche de colgate con post-it de colores, un domingo, una foto de la barceloneta, pau casals, mientras dura la mala racha lo pierdo todo, los espacios, briznas de nada, se me caen las cosas de los bolsillos, un minuto de arena tras el cristal, y de la memoria, un teclado sin puntos, roto el espacio, pierdo llaves, lapiceras, dinero, las mayúsculas y el dinosaurio, ell cant dels ocells, billetes de tren en un sobre, documentos, nombres, espacios y puntos, colillas, caras, palabras, cristales de arena, las cosas, yo no sé si será gualicho de alguien que me quiere mal, el cenicero tan sucio, un flexo azul, y me piensa peor, la luz amarillenta bañando el escritorio, el museo de ámsterdam, dónde me encuentro, el canto de un ruiseñor, o pura casualidad, el cuento triste, pero a veces el bajón demora en irse, dosis poéticas para quince días, la arena, van gogh, no era el momento, y yo ando de pérdida en pérdida, en la playa, pierdo lo que encuentro, las olas, no encuentro lo que busco, palabras, y siento mucho miedo de que se me caiga la vida, veinticuatro de septiembre, en alguna distracción, las letras en el mar, espuma, al ver salir el sol, de madrid a barcelona, sin mayúsculas, sin espacios, sin nubes en el agua, al ver despuntar el mayor resplandor, de barcelona a madrid, un enorme punto final en el cielo sin signos gráficos


Desde su graduación en el Máster de Narrativa en 2012, Silvia imparte cursos de escritura creativa en Escuela de Escritores. Ha publicado dos libros de relato: La mirada de los pájaros (Talentura, 2017) y Solo con hielo (Talentura, 2014), este último finalista del XII Premio Setenil al Mejor Libro de Relatos en 2015.

Comentarios

  1. Una visión muy original y creativa. Tiene un raro encanto. La escritora confinada, mira todo las cosas que hay en el entorno de sus recuerdos, en su mesa, en sus miedos. Y ha perdido los puntos a causa de la pandemia.

Deja una respuesta